Los rehenes israelíes asesinados tenían banderas blancas, resultados de la investigación: actualizaciones sobre la guerra entre Israel y Hamás

Un camarógrafo de Al Jazeera murió y el jefe de la oficina de lengua árabe de la Franja de Gaza resultó herido en un ataque en el sur de Gaza el viernes, dijo Al Jazeera, el último de una larga lista de periodistas asesinados por la guerra.

El camarógrafo Samer Abu Daqqa y Wael al-Dahdouh, el jefe de la oficina, estaban cubriendo las consecuencias de los ataques aéreos contra una escuela de la ONU convertida en refugio en Khan Younis cuando ambos resultaron heridos, dijo la cadena. Al-Dahdouh dijo a Al Jazeera que logró abandonar la zona y buscar ayuda. Abu Daqqa murió desangrado debido a sus heridas cuando la ayuda médica de emergencia no pudo llegar hasta él, dijo la cadena.

Abu Daqqa, de 45 años, fue el decimotercer periodista de Al Jazeera asesinado desde que la red abrió en 1996, según Al Jazeera.

Su funeral tuvo lugar el sábado en Khan Younis. Al Jazeera televisó parte de su funeral, donde al-Dahdouh habló junto a decenas de otros colegas y familiares. Otros periodistas, incluido Al-Dahdouh, lloraron de angustia y algunos acariciaron el rostro ensangrentado del camarógrafo. Su chaleco antibalas y su casco azul descansaban sobre su cuerpo envuelto. Al-Dahdouh acusó a las fuerzas israelíes de atacar a decenas de periodistas, sus oficinas y sus familias. «Continuaremos cumpliendo con nuestro deber con la máxima profesionalidad y transparencia», a pesar de los ataques a periodistas, afirmó. “Llevaremos nuestro mensaje”.

El ejército israelí dijo que “nunca ha atacado deliberadamente a periodistas y nunca lo hará” y que toma “medidas operativamente viables” para proteger a civiles y periodistas. Khan Younis es una de las tres áreas que Israel ha dicho que atacará en su batalla para erradicar a Hamás de Gaza.

En octubre, la esposa, el hijo, la hija y el nieto recién nacido de al-Dahdouh fueron asesinados en el campo de refugiados de Nuseirat, en el centro de Gaza, donde se habían refugiado.

Mohamed Moawad, editor en jefe de Al Jazeera, describió a Abu Daqqa como «un alma compasiva» cuyas fotografías «capturaron la realidad y la vida cruda y sin filtros de Gaza».

«En la búsqueda de la verdad, nuestro camarógrafo asumió inmensos riesgos para brindar a los espectadores una comprensión más profunda de la experiencia humana en Gaza», dijo en una publicación en las redes sociales. «Su lente se convirtió en una ventana a las vidas de las personas afectadas por el conflicto, arrojando luz sobre historias que necesitaban ser contadas».

Según el Comité para la Protección de los Periodistas, una organización sin fines de lucro con sede en Nueva York que defiende los derechos de los periodistas en todo el mundo, 64 periodistas y trabajadores de los medios han sido asesinados en Gaza desde que comenzó la guerra entre Israel y Hamás el 7 de octubre, más que en cualquier otro país. otro período similar desde que el grupo comenzó a recopilar datos en 1992.

El CPJ define a los periodistas como “personas que cubren noticias o comentan asuntos públicos a través de medios impresos, digitales, de radiodifusión y otros medios” y a los trabajadores de los medios como personal de apoyo esencial, incluidos traductores, conductores y reparadores. El grupo dijo que no incluye en sus recuentos a personas si hay pruebas de que «actuaron en nombre de grupos militantes o sirvieron en el ejército en el momento de su muerte».

Según datos del CPJ, algunos de los 64 muertos en Gaza eran trabajadores independientes y no trabajaban para medios de comunicación tradicionales, y su sitio web señaló que no estaba claro si todos ellos estaban cubriendo el conflicto en el momento de sus muertes. Israel y Egipto han prohibido en gran medida la entrada al enclave a periodistas internacionales desde que comenzó el conflicto; Hamás, que controla Gaza, ha limitado durante mucho tiempo lo que los medios locales pueden cubrir.

Carlos Martínez de la Serna, director del programa del CPJ, dijo que la organización estaba preocupada por «el patrón de ataques contra periodistas de Al Jazeera y sus familias».

En una declaración, Al Jazeera culpó a Israel por el ataque del viernes contra Khan Younis y por «atacar y matar sistemáticamente a periodistas de Al Jazeera y sus familias». Instó a “la comunidad internacional, las organizaciones de libertad de prensa y la Corte Penal Internacional a tomar medidas inmediatas para responsabilizar al gobierno y al ejército israelíes”.

John Kirby, portavoz de la Casa Blanca, dijo que no tenía conocimiento de ninguna evidencia de que Israel estuviera atacando intencionalmente a periodistas, quienes, según él, debían ser protegidos.

«Nunca es aceptable atacarlos deliberadamente, porque realizan un trabajo vital, peligroso y peligroso», dijo, y agregó: «Este es un principio que seguiremos respetando».

Los observadores internacionales dijeron que el ataque israelí del 13 de octubre que mató a un camarógrafo de la agencia de noticias Reuters e hirió a otros seis periodistas fue un ataque dirigido llevado a cabo por el ejército israelí. A principios de este año, un informe del CPJ encontró que nadie había rendido cuentas por los casi 20 periodistas asesinados por el ejército israelí desde 2001.

Katie Rogers contribuyó al reportaje.