Guerra Israel-Hamas y crisis en Medio Oriente: últimas actualizaciones

Israel cree que garantizar la libertad de los rehenes secuestrados en Gaza es un objetivo clave en su guerra contra Hamás, por lo que muchos en el país quedaron conmocionados el martes cuando se supo que al menos una quinta parte de los cautivos ya estaban muertos.

La noticia corre el riesgo de empeorar la controversia en Israel, donde el debate sobre el curso de acción del gobierno en Gaza con respecto a los rehenes se ha vuelto polémico.

Los funcionarios de inteligencia israelíes han llegado a la conclusión de que al menos 30 de los 136 rehenes restantes capturados por Hamas y sus aliados el 7 de octubre han muerto desde que comenzó la guerra, según una evaluación confidencial revisada por The New York Times.

Los cuerpos de otros dos israelíes muertos, asesinados en 2014 durante una guerra anterior entre Israel y Hamás, han permanecido desde entonces en el territorio, lo que eleva el número total de rehenes asesinados dentro de Gaza a al menos 32.

El gobierno israelí emitió un comunicado el martes diciendo que sólo se habían confirmado 31 muertes; la discrepancia entre los dos números no se puede conciliar inmediatamente.

«Hemos informado a 31 familias que sus seres queridos capturados ya no están entre los vivos y que los hemos declarado muertos», dijo el martes el contralmirante Daniel Hagari, principal portavoz del ejército, después de que The Times publicara un informe sobre el rehén desconocido anteriormente. . fallecido.

Cuatro funcionarios dijeron que la inteligencia israelí también estaba considerando información no confirmada de que al menos otros 20 rehenes podrían haber sido asesinados.

Algunos de los muertos fueron asesinados en Israel el 7 de octubre. Sus muertes no fueron confirmadas en ese momento y se contaban entre los rehenes, pero sus cuerpos fueron llevados por Hamás a Gaza, según dos funcionarios.

Otros resultaron heridos en el ataque liderado por Hamas y murieron a causa de sus heridas después de ser transportados a Gaza, dijeron funcionarios. Otros, añadieron los funcionarios, fueron asesinados por Hamás una vez dentro de Gaza.

Al menos tres rehenes murieron a manos del ejército israelí durante sus operaciones terrestres. Otro murió durante una fallida operación de rescate. Los soldados israelíes encontraron los cuerpos de algunos rehenes, intactos y sin heridas externas, dentro del laberinto de túneles que Hamás ha cavado bajo Gaza. El ejército aún tiene que aclarar las causas de esas muertes.

La cifra de 32 muertes es superior a cualquier cifra anterior hecha pública por las autoridades israelíes.

En enero, algunos familiares irrumpieron en una reunión del parlamento israelí para exigir a los legisladores que tomaran mayores medidas para garantizar la liberación de los prisioneros. Esa protesta y manifestaciones similares en los últimos meses han ayudado a resaltar una división social entre quienes apoyan un acuerdo con Hamas para asegurar la liberación de prisioneros y quienes buscan la destrucción total del grupo militante.

Más de 240 rehenes fueron capturados por Hamas y sus aliados durante la incursión del 7 de octubre en el sur de Israel, lo que llevó a Israel a tomar represalias con ataques aéreos masivos y luego una invasión terrestre. Aproximadamente la mitad de los rehenes han sido liberados, casi todos durante una tregua temporal en noviembre, cuando fueron canjeados por 240 prisioneros y detenidos palestinos retenidos en prisiones israelíes.

Después de esa tregua, el gobierno israelí dijo que sus operaciones militares en Gaza allanarían el camino para nuevas liberaciones de rehenes. Los funcionarios han argumentado que cada éxito militar israelí coloca a Hamás bajo una mayor presión para negociar otro intercambio y hace que el ejército esté en mejores condiciones de rescatar a los prisioneros restantes por la fuerza.

Pero decenas de sobrevivientes y familias de rehenes han dicho que la campaña militar está poniendo en peligro las vidas de sus seres queridos. Quieren que el gobierno dé prioridad a alcanzar un nuevo acuerdo con rehenes en lugar de llevar a cabo la invasión, para evitar que sus familiares mueran en el fuego cruzado. Sólo un rehén fue liberado durante una operación de rescate militar israelí.

El debate sobre los rehenes se ha vuelto particularmente agudo en los últimos días, a medida que las negociaciones sobre otro acuerdo de alto el fuego –mediado por Egipto y Qatar– han cobrado impulso.

Egipto y Qatar han negociado con los líderes de Hamas una propuesta respaldada por Estados Unidos que podría detener temporalmente la guerra, liberar a los rehenes restantes a cambio de palestinos detenidos en prisiones israelíes y permitir más alimentos, agua, medicinas y otros suministros. En el territorio.

Hamás dijo el martes que había recibido la propuesta y había dado una respuesta a los mediadores, pero no proporcionó detalles.

Los miembros de derecha de la coalición gobernante de Israel han amenazado con abandonar el gobierno del primer ministro Benjamín Netanyahu si éste acepta un acuerdo que permita a Hamas permanecer en el poder a cambio de la libertad de todos los rehenes restantes.

Pero otros miembros de su coalición, incluido un ex general centrista, Gadi Eisenkot, han sugerido que liberar a los rehenes es un objetivo más importante que mayores logros militares, y que ambos objetivos son mutuamente incompatibles.

Cuando se le pidió un comentario, el ejército israelí dijo en un comunicado que está «desplegando todos los recursos disponibles para localizar y recuperar la mayor cantidad de información posible sobre los rehenes actualmente en poder de Hamás».

Una portavoz de la principal alianza de familias rehenes, Liat Bell Sommer, dijo que la alianza buscaba un acuerdo inmediato.

“Somos conscientes de que hay cadáveres cautivos de Hamás. También somos conscientes de que cada día que se mantienen rehenes en los túneles de Hamás representa una sentencia de muerte para ellos”, afirmó la señora Sommer.

Es posible que otros rehenes también estén muertos, pero el ejército aún no los ha declarado muertos porque debe obtener pruebas absolutas antes de decírselo a sus familias, según Avi Kalo, quien dirigió un departamento de inteligencia militar que se ocupaba de prisioneros de guerra y personas desaparecidas.

«Cuando se trata de decidir si declarar muerto a un prisionero de guerra o a una persona desaparecida, la inteligencia israelí necesita un 100% de certeza», dijo Kalo.

«Un mensaje tan terrible no puede transmitirse excepto en el caso de un conocimiento absoluto y definitivo», añadió.

La evaluación del ejército israelí no concluyó que ninguno de los rehenes muertos muriera durante los ataques israelíes. Pero algunos de los rehenes liberados en noviembre dijeron que temían que los que aún estaban en Gaza pudieran morir a causa del fuego israelí. Al menos un rehén liberado dijo que los incesantes bombardeos de Israel a veces parecían tan amenazadores como la amenaza que representaban sus captores.

“Muchas veces me dije que, al final, moriría a causa de los misiles de Israel y no de Hamas”, dijo Sahar Kalderon en una entrevista en diciembre pasado, semanas después de su liberación. Su padre sigue preso en Gaza.

“¿Y mi padre, que se quedó atrás?” dijo en la entrevista. “Pido a todos los que vean esto: por favor, paren esta guerra; Saca a todos los rehenes.»

La contribución del informe fue proporcionada por Johnatan Reiss, Aarón Boxerman, Gabby Sobelmann Y Rawan Sheikh Ahmad.