Conmocionados por los horribles asesinatos de mujeres, activistas africanos piden un cambio

Una serie de espantosos asesinatos de mujeres en varios países africanos en las últimas semanas ha provocado indignación e indignación, ha desencadenado una ola de protestas y ha provocado llamados a los gobiernos para que tomen medidas decisivas contra la violencia de género.

Los kenianos quedaron conmocionados cuando 31 mujeres fueron asesinadas en enero tras ser golpeadas, estranguladas o decapitadas, dijeron activistas y policías. En Somalia, una mujer embarazada murió este mes después de que supuestamente su marido le prendió fuego. En el estado de Camerún, en África occidental, un poderoso empresario fue arrestado en enero. acusaciones, que él negó, de haber maltratado a decenas de mujeres.

El aumento de los asesinatos es parte de un patrón más amplio que ha empeorado durante tiempos económicos difíciles y confinamientos pandémicos, afirman activistas de derechos humanos. Se estima que en 2022 se registraron en África 20.000 asesinatos de mujeres por motivos de género, la tasa más alta del mundo. Según los expertos de la ONU, las cifras reales probablemente sean mayores.

«El problema es la normalización de la violencia de género y la retórica de que, sí, las mujeres son desechables», dijo Njeri wa Migwi, cofundadora de Usikimye (Don’t Be Silent en swahili), una organización sin fines de lucro. que trabaja con víctimas de violencia de género.

La académica feminista Diana Russell popularizó el término feminicidio (el asesinato de mujeres o niñas por su género) para crear una categoría que lo distinga de otros asesinatos. Según un informe de las Naciones Unidas, los asesinatos suelen ser cometidos por parejas masculinas o familiares cercanos y van precedidos de abusos físicos, emocionales y sexuales.

Los críticos dicen que muchos líderes africanos, así como la policía, ignoran o minimizan el problema, o incluso culpan a las víctimas.

Una tarde reciente, la Sra. Migwi, cofundadora de la organización sin fines de lucro, estaba dirigiendo una sesión de capacitación para niñas y mujeres cuando de repente la llamaron a una casa cerca de Kayole, un vecindario de bajos ingresos y alta criminalidad en el este. de Nairobi.

Dentro de la casa con poca luz, Jacinta Ayuma, jornalera y madre de dos hijos, yacía sin vida, con hematomas ensangrentados visibles en el rostro, el cuello y el brazo izquierdo. La policía dijo que fue asesinada por su pareja. Huyó y aún no lo han arrestado. Una autopsia mostró que murió por un traumatismo contundente que provocó múltiples lesiones en los órganos.

Lamentos de angustia resonaron en el aire mientras varios agentes llevaban el cuerpo a una furgoneta policial utilizando un fino edredón. Tres vecinos dijeron que escucharon a alguien gritar pidiendo ayuda durante toda la noche, hasta alrededor de las 6 a.m. Pero dijeron que no intervinieron ni llamaron a la policía porque los sonidos de golpes y angustia eran comunes y lo consideraban un asunto privado.

Migwi, en su oficina cercana, dijo que había visto demasiados casos similares. “Estoy de luto”, dijo, con la cabeza entre las manos. «Hay una impotencia que viene con todo esto».

Coincidiendo con el Día de San Valentín, activistas por los derechos de las mujeres en Kenia organizaron una vigilia llamada «Dark Valentine» en la capital para conmemorar a las mujeres asesinadas. Al menos 500 mujeres fueron víctimas de feminicidio en Kenia entre 2016 y 2023, según un informe reciente de Africa Data Hub, un grupo de organizaciones de datos que trabajan con periodistas en varios países africanos y que analizaron casos reportados por los medios de comunicación kenianos.

Unas 300 personas vestidas con camisetas negras agitaron rosas rojas, encendieron velas rojas y guardaron un minuto de silencio.

«¿Por qué deberíamos seguir recordándole a la gente que las mujeres necesitan estar vivas?», dijo Zaha Indimuli, coorganizadora del evento.

Entre las mujeres cuyo nombre se leyó en la vigilia se encontraba Grace Wangari Thuiya, una esteticista de 24 años asesinada en Nairobi en enero.

Dos días antes de su muerte, Thuiya visitó a su madre en el condado de Murang’a, a unos 35 kilómetros al noreste de Nairobi. Durante la visita, su madre, Susan Wairimu Thuiya, dijo que habló de una estudiante universitaria de 20 años que había sido desmembrada unos días antes y de lo que parecía una epidemia de violencia contra las mujeres.

Thuiya advirtió a su hija, a quien describió como ambiciosa y jovial, que tuviera cuidado al elegir citas.

“El miedo se apoderó de mi corazón ese día”, dijo Thuiya sobre su último encuentro.

Dos días después, la policía llamó a la Sra. Thuiya para informarle que su hija había muerto después de que su novio la atacara y apuñalara repetidamente. Thuiya dijo que su hija nunca había revelado que estaba saliendo con alguien. La policía dijo que arrestaron a un hombre en el departamento donde mataron a Grace Thuiya.

“Todo esto es un mal sueño del que quiero despertar”, dijo Thuiya.

El asesinato de la señora Thuiya, entre otros, provocó protestas a gran escala en toda Kenia a finales de enero. En los últimos años, habían estallado protestas contra el feminicidio en Kenia por el asesinato de atletas olímpicos, y también en otras naciones africanas, incluidas Sudáfrica, Nigeria y Uganda.

Los activistas dicen que las manifestaciones estuvieron entre las protestas apolíticas más grandes en la historia de Kenia: al menos 10.000 mujeres y hombres llenaron las calles sólo de Nairobi, y miles más se unieron en otras ciudades.

En un momento de creciente sentimiento anti-gay, las protestas también tenían como objetivo resaltar la violencia que enfrentan las mujeres no binarias, queer y transgénero, dijo Marylize Biubwa, una activista queer de Kenia.

El movimiento ha generado una reacción violenta, especialmente en línea, por parte de hombres que argumentan que la ropa o las elecciones de una mujer justifican el abuso. Estos comentarios se difunden con hashtags como #StopKillingMen y por personas influyentes en las redes sociales como Andrew Kibe, un defensor de los derechos de los hombres y ex locutor de radio cuya cuenta de YouTube fue cerrada el año pasado por violar los términos de servicio de la compañía.

“Cállate”, dijo en un vídeo reciente, refiriéndose a los indignados por el asesinato de las mujeres. «No tienes derecho a tener una opinión».

Los activistas dicen que no ven suficiente indignación por parte de los políticos, Líderes étnicos o religiosos.

En Kenia, el presidente William Ruto ha sido criticado por no abordar personalmente el feminicidio. Un portavoz de su oficina no respondió a las solicitudes de comentarios. Pero tras las protestas, su gobierno jurado para acelerar las investigaciones e introdujo un número gratuito para permitir al público denunciar a los infractores.

Sin embargo, en Kenia y en toda África, los activistas dicen que es necesario contratar más investigadores, que los jueces deben decidir los casos más rápidamente y que los legisladores deberían aprobar leyes para castigar con más dureza a los perpetradores.

Es necesario financiar la recopilación de datos y la investigación sobre el feminicidio, dijo Patricia Andago, investigadora de la firma de datos Odipo Dev.

Por ahora, los asesinatos siguen dejando un rastro de devastación.

Una tarde reciente, Thuiya, cuya hija de 24 años fue asesinada en enero, estaba sentada abrazando a sus dos nietas, Keisha de 5 años y Milan de 22 meses. Dijo que Keisha creía que su madre había ascendido «al cielo» y le preguntó si podía tener una escalera para seguirla.

“Fue muy doloroso”, dijo Thuiya mientras escuchaba las preguntas de su nieta. “Solo quiero justicia para mi hija. Y quiero esa justicia ahora”.